Inicio Ideas y consejos Plastificadoras: ¿cuál elegir y cómo utilizarlas?

Plastificadoras: ¿cuál elegir y cómo utilizarlas?

8573
0
Plastificadoras Deskidea

Todos los documentos importantes deben ser resguardados para que no se dañen en el transcurso del tiempo. La humedad es uno de los enemigos más importantes del papel, ya que genera la aparición de moho y demás hongos que inutilizan el documento y ponen en riesgo la salud de las personas.

Eligiendo la Plastificadora Correcta

Además y si se trata de un documento de uso constante, como la licencia de conducir, NIF, etc., se puede deteriorar rápidamente, así que estos deben estar correctamente protegidos. ¿De qué manera?

La mejor forma de resguardar los documentos más importantes es a través de la plastificación, que consiste en forrar el documento con fundas de plástico en ambas caras y los bordes se unen o plastifican por medio del calor.

Aunque la plastificación es uno de los mejores métodos para resguardar los documentos, no todas las plastificadoras funcionan igual y cada una de ellas está diseñada para cada tipo de necesidad.

¿Qué plastificadora elegir y cómo utilizarlas?

Hay diferentes tipos de plastificadoras que principalmente giran en torno al uso que se les dé, independientemente de la marca o modelo que ellas presenten.

Plastificadoras Domésticas

Son de menor tamaño y poseen un rodillo que se calienta para unir los bordes de las fundas. Para usar estas plastificadoras hay que recortar las fundas un poco más grandes que el documento, el cual se coloca entre ambas láminas de manera centrada.

Después, las fundas con el documento se insertan en el rodillo previamente calentado para que el calor una los bordes del plástico. De ser necesario, se puede repasar varias veces hasta asegurarse que los bordes se hayan unido.

Plastificadora personal Deskidea

Plastificadoras de Oficina

Son muy similares a las anteriores, con la diferencia que suelen ser de mayor tamaño y se atascan menos, por lo que están diseñadas para plastificar documentos de mayor tamaño a una velocidad mayor que las domésticas, especialmente útiles para un uso frecuente o intensivo, ideales para profesionales.

Plastificadora Profesional

Plastificadoras de Bobina

Son aparatos de mayor tamaño y que están diseñados para plastificar documentos mucho más grandes, como mapas, catálogos, afiches, entre otros.

A diferencia de los dos anteriores, las plastificadoras de bobina incluyen una bobina con material plástico que se desenrolla y plastifica a medida que se inserta los documentos, haciendo que el trabajo sea mucho más automatizado y rápido.

Plastificadora de bobina Deskidea

Uso de las Plastificadoras

La cantidad de veces que se utilizará la plastificadora, así como el tamaño de los documentos a plastificar, son elementos fundamentales para escoger el dispositivo correcto. No vale la pena comprar una plastificadora de oficina o de bobina si solamente se usará esporádicamente para plastificar alguna foto o carné.

También hay que considerar el grosor del documento que se va a plastificar con mayor frecuencia: ¿son solo papeles delgados o también se incluyen documentos en cartulina o cartón? Hay plastificadoras apropiadas para documentos A4 y A3 que no requieren de mucha utilización diaria.

Hay otras máquinas plastificadoras que son las ideales para la protección masiva de documentos, como por ejemplo en una oficina pública donde se expidan documentos legales. En esos casos hay que escoger una plastificadora de oficina que no se atasque y que esté preparada para plastificar una cantidad mayor de documentos al día, todos los días.

Se debe considerar, además, que la máquina plastificadora sea libre de atascos, es decir, que no sea necesario esperar a que se caliente cada vez que se plastifique un nuevo documento para que el rodillo funcione adecuadamente. De igual modo y mientras más personas la utilicen (como en una oficina) su uso debe ser más sencillo y que tenga un sistema de apagado automático luego que transcurra cierto tiempo predeterminado sin utilizarse.

Grosor de las Fundas

Fundas plastificación DeskideaTambién hay que escoger apropiadamente las fundas más adecuadas para cada tipo de utilidad. El grosor de las fundas se mide en micras y a mayor numeración de micra es más gruesa la funda. Las micras de las fundas pueden variar entre 80 y 250 micras.

Si se va a plastificar algún documento que luego será archivado o solo será mostrado en alguna presentación, incluso si será expuesto en una cartelera, basta con utilizar una funda con la micra de menor grosor.

Caso contrario ocurre si se va a plastificar documentos que tendrán mayor uso y contacto manual, como un carné, licencia de conducir, NIE o NIF; para estos casos se recomienda utilizar fundas de mayor puntaje de micras.

¿Cómo utilizar las plastificadoras?

Hay que tener en cuenta cuántas personas van a utilizar la plastificadora y la cantidad de uso que se le dará, por ejemplo ocasional o diariamente.

Antes de plastificar hay que encender la máquina y esperar que se caliente el rodillo. Generalmente, las plastificadoras tienen alguna iluminación LED que indica cuándo está lista para ser utilizada.

Si es una plastificadora doméstica o de oficina, hay que colocar el documento en el rodillo y dejar que él lo atrape y plastifique. No es recomendable forzar la inserción del documento porque a lo mejor no se plastifique correctamente.

En resumen y antes de comprar una plastificadora, hay que tener en cuenta el uso que se le dará, el tipo de documento que mayormente se plastificará y la cantidad de personas diferentes que lo utilizará.

Artículo anterior¿Qué tienen de especial las mesas infantiles?
Artículo siguienteConsejos para elegir mochila y estuche escolar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here